Zapatillas de Spinning

¿ ZAPATILLAS DEPORTIVAS O ESPECÍFICAS?

Dadme un punto de apoyo… ¿y moveré al mundo?
Cuenta la leyenda que el gran Arquímedes de Siracusa, el más ilustre científico del mundo antiguo, arrastrado quizá por un entusiasmo desmedido ante su descubrimiento de la ley de la palanca, habría exclamado con soberbia: “Dadme un punto de apoyo y moveré al mundo”. Ante una afirmación tan atrevida parece razonable preguntarse ¿está justificada la confianza de Arquímedes en su descubrimiento? ¿Qué ocurriría si tomamos al pie de la letra la exclamación del insigne científico?

¿Por qué usar zapatillas automáticas en ciclo indoor?

Cuando empiezas en el ciclo indoor o spinning, tienes que ir asimilando muchas cosas con el tiempo. Aunque parece una actividad netamente mecánica, en realidad, entraña un montón de detalles y ‘ciencias’ que hay que ir conociendo para sacarle rendimiento.

Uno de los grandes misterios -parezco Iker Jiménez– son esas zapatillas automáticas que mucha gente usa en clase, y que todos los instructores también calzan. Te aseguro que no es una cuestión de estética…

Como sabes, los pedales son la zona de contacto esencial del deportista con la bicicleta. Sobre ellos, nuestros pies ejercen una elevada presión durante el ejercicio. Y ese punto de anclaje siempre debería ser el mismo, no variar de una sesión a otra.

Precisamente por esto, porque no todo el mundo usa zapatillas automáticas, las bicicletas de ciclo indoor montan rastrales.

En la sala, no pasará desapercibido a tus ojos la manera de caminar -torpes como pingüinos fuera del agua- de todos aquellos que calzan unas zapatillas automáticas. Y es que, además de ese aspecto peculiar que tiene el calzado para ciclismo, debes saber que todas están fabricadas sobre suelas rígidas.

Con zapatillas automáticas, el peso de tu cuerpo se reparte por igual sobre toda la base del pie.

Cuando nos subimos a la bici, apoyamos únicamente un tercio de la planta del pie sobre los pedales. Con una suela rígida, el peso de tu cuerpo sobre ese punto se reparte por igual sobre toda la base del pie. De esta manera, toda la fuerza que imprimen tus piernas en la pedalada se distribuye por igual.

Con cualquier otra zapatilla, la suela flexionará por la parte del talón -donde no apoyas el pie- y tu peso se centrará en la zona del metatarso (punto de apoyo de contacto con el pedal), con lo que perderás energía y eficacia en la pedalada, además de esos posibles dolores que pueden aparecer tras varias sesiones de spinning.

NOTA: con las suelas rígidas optimizas tu energía: no sólo podrás presionar hacia abajo, también podrás tirar del pedal hacia arriba cuando la cosa se ponga seria…

Antes de comenzar a contar qué tipo de zapatillas son más recomendables y cómo elegir las adecuadas, debemos decir que el calzado de referencia en spinning está entre los modelos de zapatillas dedicadas al MTB (mountain bike) por sus características y porque la mayoría son compatibles con el sistema SPD (Shimano Pedaling Dynamics).

Las zapatillas automáticas son esenciales para minimizar lesiones y sacar partido a tus entrenos…

5 parámetros a tener en cuenta a la hora de elegir

Como sabes, los pies son el punto clave de apoyo sobre la bici de spinning. De manera que reparar en el calzado que utilizas cuando trabajas en cada sesión, es fundamental para sacarle el mayor rendimiento posible al tiempo que pasas sobre la bicicleta.

El conjunto ‘pedal, pie y zapatilla’ debe fundirse en un equipo perfecto y determinante para que tu pedalada sea lo más eficiente posible. Pero esto no queda únicamente en pedalear, sino en evitar también lesiones en los tejidos blandos (ligamentos y tendones) y en las articulaciones.

En spinning, tendrás claro que a tus pies les hace falta unas “herraduras”

¿ Qué zapatillas me compro para hacer spinning?

Vamos a contar qué características debes buscar en tus zapatillas.

o La suela Ventilación Las plantillas

o Horma y talla Los cierres

Debes buscar siempre una suela rígida, ya que cuando estamos sobre la bici, el peso de nuestro cuerpo recae sobre los puntos de apoyo, los pedales, de manera que una suela rígida reparte el peso corporal de forma homogénea en toda la planta del pie.

Así, toda la fuerza que realizamos con las piernas al pedalear, se distribuye por igual. Con una suela flexible -zapatillas de running o entrenamiento- el talón se hunde sobre el pedal, con lo que perderás energía y eficiencia al pedalear. Eso sin contar con las posibles lesiones que puedes provocarte al no emplear el calzado adecuado.

Además, con unas suelas rígidas y las calas montadas, podrás sacarle mucho más partido a tu entrenamiento, ya que incluso puedes tirar del pedal hacia arriba en caso de que te hiciera falta.

Por supuesto, existen diferentes grados de rigidez en las suelas de las zapatillas.

-Una suela más rígida implica una mejor transmisión de la energía al pedalear.

-Una menos rígida supone mayor comodidad para caminar o andar por la sala o el gimnasio.

Además de lo comentado, es necesario añadir que debemos buscar una suela con tacos que nos permita caminar en la sala o en el gimnasio y que estos sean de poliuterano, goma, caucho… lo más antideslizante posible.

Espero os sirva de ayuda esta información.

Contenido de diversas web,no son de mi propiedad.